Recursos Naturales de Panamá

Los recursos naturales son la riqueza o productos que nos ofrece la naturaleza. Suelo, agua, flora, fauna, y minerales. Los seres humanos utilizan los recursos naturales para satisfacer sus necesidades básicas, alimentos, vivienda y vestidos. También los usan para obtener otros artículos importantes y vivir con mayor comodidad.
En los corregimientos con características rurales, la población se dedica a actividades con los recursos que poseen, principalmente, a la agricultura y a la ganadería. En los corregimientos con características urbanas, el hombre ha modificado mucho el paisaje y la población se dedica, sobre todo, a actividades como el comercio y la industria.

Se hace necesario fortalecer la conciencia conservacionista de nuestros ciudadanos, pues el desarrollo económico con un uso razonable de los recursos naturales, es más rentable en el largo plazo que aquel que destruye los recursos. La degradación de todo nuestro patrimonio natural conlleva pérdidas económicas de incalculable valor para el país. Desde el punto de vista científico la conservación de áreas naturales, con su flora y fauna, preserva importante material genético para el futuro, ya que todas las especies domésticas derivan de especies silvestres y éstas son muy buscadas para renovar genéticamente el ganado y los cultivos actuales. Muchos cultivos, como el caso del ñame, son afectados por enfermedades y plagas por debilitamiento genético. El retro cruce con especie silvestre le devuelve la resistencia a muchas plantas y animales.

Panamá es el país más meridional de la región, es también uno de los más biodiversos. Por su cercanía a América del Sur, alberga varias especies sudamericanas como el poncho o capibara (el roedor más grande del mundo), el oso frontino u oso de anteojos y la guacamaya azul y amarillo (Ara ararauna). Esta causa hace que nuestro país posea una mayor biodiversidad que otros países de la región, como El Salvador o Belice, y un mayor número de especies en algunos géneros.

Cobertura Boscosa de Panamá 2019Panamá es el primer país de la región en peces (1.497, las vecinas Costa Rica y Nicaragua albergan 1.254 y 1.176 especies respectivamente), en aves (957 especies) y en mamíferos (229 especies, incluyendo el mayor número de primates de la región) con notables endemismos como el mono aullador de Coiba (Alouatta coibensis), el agutí o ñeque de la isla de Coiba (Dasyprocta coibae) o el perezoso pigmeo de la isla Escudo de Veraguas (Bradypus pygmaeus). Posee 10.115 especies de plantas, de reptiles 229 especies y de anfibios 179 especies. Según el Índice de Actuación Medioambiental (EPI), Panamá es uno de los países que presentan un adecuado control de la contaminación ambiente.

Una política adecuada de protección al medio ambiente también es necesaria para proteger nuestro patrimonio cultural y desarrollar el potencial de nuestra población aborigen. En las montañas de nuestro país, así como en las costas, se desarrollan culturas indígenas con un alto potencial y cuyo futuro se ve amenazado por la agresión a la naturaleza. La música, danza, idioma, arquitectura, artesanía y arqueología de nuestros indios son aspectos importantes de nuestra riqueza y forman parte del patrimonio nacional. Existen razones éticas y morales que impulsan al hombre a proteger el ambiente. La naturaleza, los recursos naturales, la cultura y, en general, todo el ambiente son patrimonio de la nación y de la humanidad entera. El saqueo de los recursos naturales, la contaminación y el deterioro del medio ambiente repercute en nuestra sociedad en forma de enfermedades, luchas fratricidas por la tierra y además generan pobreza y crisis económicas.

Los animales de la selva, de las montañas y del campo, forman la fauna silvestre. Los peces camarones y otras especies acuáticas, también forman parte de nuestra fauna.
La fauna silvestre de Panamá es muy rica, porque cuenta con una enorme cantidad de especies. Debemos proteger a los animales silvestres, ya que son recursos naturales que nos auxilia en muchas tareas como, por ejemplo:

1. Son aliados del hombre en la agricultura, pues ayudan a controlar las plagas.
2. Son fuentes de alimento.
3. Por sus vistosos colores y variedad, contribuyen a la recreación.

Los animales silvestres escogen lugares específicos para vivir, donde consiguen alimento, agua, protección, vivienda y sitios para reproducirse. A ese lugar específico utilizado por los animales para vivir, se le da el nombre de hábitat.

Como ejemplos de hábitat, mencionaremos los siguientes: Los árboles, matorrales, pastos y otras clases de vegetación natural. Son los mejores hábitats para los animales silvestres que viven en la tierra. Los ríos, quebradas, lagunas y lagos constituyen el hábitat de los peces, camarones, aves acuáticas y otros animales que viven en el agua. Por las razones expuestas, se hace necesario todo esfuerzo por conservar las fuentes de agua sin contaminación, y proteger la vegetación de la destrucción, para que el hombre y los animales silvestres puedan vivir en favorables condiciones.

Medidas de protección a la fauna de Panamá

Los primeros pobladores el istmo de Panamá vivían de la caza de venados de cola blanca, corozos, tapires o machos de monte, conejos pintados, monos, iguanas y una gran variedad de aves. También se dedicaban a la pesca y al cultivo de ciertas plantas como maíz, yuca, plátano y otras.

El aborigen sólo cazaba para alimentarse. Con el descubrimiento del nuevo mundo, se establecen nuevas poblaciones que fueron creciendo y aumentando sus necesidades de alimentos. Al utilizar más tierras para sus cultivos, el hombre deforestó grandes extensiones de selva virgen, y una parte de ellas las dedicó a la creación de potreros para la cría de ganado vacuno. Este fenómeno ha traído como consecuencia, que muchos animales de nuestra fauna estén en vías de desaparecer.

Se encuentran en peligro de extinción, especies como los corozos, venados, tapires, conejo pintado, y aves como el guacamayo, el quetzal y un sinnúmero de aves de vistoso colores. Las iguanas y las tortugas marinas representan dos casos críticos de animales en vía de extinción.

Por su carne y huevos, el hombre las caza en exceso y no les da tiempo a reproducirse. El estado panameño ha decretado una serie de leyes donde se toman medidas, con la finalidad de proteger la fauna y la flora de nuestro país. Entre las medidas de protección la fauna, mencionaremos las siguientes. No se permite la caza de especies en vías de extinción. En relación con la pesca, sé prohíbe el uso de sustancias venenosas derivadas de hojas, cortezas o raíces de ciertos árboles, ya que causan la muerte de los peces grandes y pequeños. Se ha establecido el periodo de veda.

Período de veda, es la época en que sé prohíbe la caza o captura de ciertas especies como, por ejemplo. Época de ovulación y crecimiento del camarón. Periodo de postura de la iguana y de la tortuga.

Está prohibida la venta de animales como la rana dorada del valle de Antón, el tigrillo u ocelote, el jaguar del Darién, el águila arpía, los loros y otras bellas especies.

Método de mejoramiento de la fauna

La naturaleza ha establecido una relación armónica entre los factores biológicos y los factores físicos. Los factores biológicos están constituidos por las plantas y los animales. Los factores físicos los integran el aire, el agua y el suelo.
Los cambios en los factores físicos pueden provocar variaciones en los factores biológicos.

Los animales domésticos cuentan con más razas que las especies salvajes. Lo expuesto nos indica que tanto en los animales domésticos, como en las plantas cultivadas, existen muchas variaciones. La selección natural es la norma establecida por la naturaleza para preferir a los seres vivos dotados de las mejores cualidades. Solamente sobreviven en la lucho por la vida una parte de las federaciones de una especie y esta oportunidad corresponde a los individuos que mejor se adaptan al medio ambiente.

El progreso de las ciencias biológicas hizo posible el mejoramiento científico de algunas de las características de las plantas y animales.

El avance de la Genética.

Utilizando los conocimientos sobre la selección artificial y por medio de la selección y cruzamiento de especímenes con cualidades sobresalientes, el hombre logró mejorar ciertas características en algunas especies.

Flora

Panamá es un pequeño país con una diversidad biológica extraordinaria, la cual resalta aún más cuando se compara con otros países mucho más grandes. Las cifras que se indican a continuación fueron obtenidas de las publicaciones de las autoridades más reconocidas en sus respectivos grupos.

El grupo más numeroso es el de las plantas con 10.444 especies, de las cuales 924 son especies de musgos y hepáticas, 938 especies de helechos y plantas afines, 22 especies de gimnospermas y 8560 especies de plantas con flores. Esta información proviene del Catálogo de las Plantas Vasculares de Panamá, publicado por Mireya Correa y colaboradoras en el año 2004.
John D. Dwyer resumió la historia de las expediciones de recolección de plantas en Panamá, desde 1700 hasta 1981. En la última década, los numerosos estudios florísticos y ambientales efectuados con el apoyo de diversas instituciones nacionales han hecho aportes significativos al conocimiento de nuestra flora.

El ambiente húmedo tropical de Panamá permite la abundancia de vegetación. Dominan los bosques de tipo ecuatorial y monzónico, interrumpidos en algunos sitios por prados y cosechas, debidas a la intervención humana. El 40% Panamá es todavía boscosa, pero la deforestación es una amenaza cada día más importante. Desde la década de 1940 se ha perdido más del 50% de la cubierta vegetal. La agricultura de plantación es la principal amenaza, sobre todo para los mangles. Panamá presenta en su paisaje, bosques formados por varias especies de gran utilidad para la producción de maderas.

Entre los que más abundan, se encuentran el roble, espino, cerezo, naranjillo, laurel, caimito, cocobolo, alcornoque, cedro, madroño; tintóreas como el añil, el guayacán, dividivi, uvilla, muqueva, yuquilla y sangre del dragón; medicinales y otras para la industria gastronómica, como la cañafístula, zarzaparrilla, jengibre, vainilla, palmacristi, de donde se fabrica el aceite de castor, tamarindo; textiles como la pita, el mangle, el magüey y la majagua, de la que se producen cordeles y sogas.

También se encuentran la tagua o marfil vegetal y la saponaria, que se utiliza como jabón (sus hojas y corteza); el corozo, palma de coco; y muchos frutales como mango, mamey, zapote, papaya, palpa, caimito, chirimoya, piña, guayaba, corozo y fruta del pan.

En el territorio panameño abundan los árboles maderables: cerezo, macano, madroño, laurel, níspero, caoba, palo de rosa, cocobolo, roble, manzanillo, jicarillo y algarrobo higuerón.

Entre las maderas tintóreas se hallan las siguientes: uvilla, curtidora, dividivi, sangre de drago, tuna, yuquilla, achiote, guayacán, añil y muqueva.
Entre otros árboles útiles figuran los siguientes: maderón, tangiro, saponario, totumo, majagua, palo de lana, bongo, balso, yaya, mangle, guadua, jobo, barrigón, maguey, palosanto, copaiba, caucho, cabima y Chiriquí.

En el país se encuentran también numerosas plantas medicinales: cañafístula, tamarindo, zarzaparrilla, cedrón, palmacristi, ipecacuana, calaguala, contrayerba, guaco y palo de sangre.

Abundan los árboles frutales: naranjo, guineo o plátano, aguacate, cacao, coco, mango, mamey, árbol de pan, marañón, guanábano, anón, chirimoyo, guayabo, zapote, guabo, icaco, jagua, uvito, caimito, papayo y granadillo.

Hay gran variedad de palmas: de vino, de aceite, de corozo, real, chontaruro, etc.
Entre otros vegetales útiles hay la tagua o marfil vegetal, arroz, frijoles, papas, abacá, yuca, maíz, algodón, coco, café y tabaco. Se cultivan además el tomate, el melón la calabaza, el ají, la piña y la caña de azúcar.

Merece especial mención, entre la flora panameña, la hermosa flor del Espíritu Santo, destacada como la flor nacional (foto a la derecha), de corola en forma de tulipán, cuyos estambres y pistilo forman la figura de una preciosa paloma diminuta.

Minerales

Los minerales tienen gran importancia por sus múltiples aplicaciones en los diversos campos de la actividad humana. La industria moderna depende directa o indirectamente de los minerales; se usan para fabricar múltiples productos, desde herramientas y ordenadores hasta rascacielos.

Algunos minerales se utilizan prácticamente tal como se extraen; por ejemplo, el azufre, el talco, la sal de mesa, etc. Otros, en cambio, deben ser sometidos a diversos procesos para obtener el producto deseado, como el hierro, cobre, aluminio, estaño, etc. Los minerales constituyen la fuente de obtención de los diferentes metales, base tecnológica de la moderna civilización. Así, de distintos tipos de cuarzo y silicatos, se produce el vidrio. Los nitratos y fosfatos son utilizados como abono para la agricultura. Ciertos materiales, como el yeso, son utilizados profusamente en la construcción. Los minerales que entran en la categoría de piedras preciosas o semipreciosas, como los diamantes, topacios, rubíes, se destinan a la confección de joyas.

Los minerales son un recurso natural de gran importancia para la economía de un país, muchos productos comerciales son minerales, o se obtienen a partir de un mineral. Muchos elementos de los minerales resultan esenciales para la vida, presentes en los organismos.

Panamá lleva fama de tener toda clase de minerales, pero al igual que en otros países centroamericanos, la minería está poco desarrollada, a pesar de que en 1911 se hizo un recuento de las minas y resultó que había 169, de las cuales 149 eran de oro. Los principales minerales que se explotan son: oro, plata, cobre, hierro, cinabrio, sal gema, yeso y azufre. Por tener formaciones geológicas jóvenes, Panamá no se beneficia de grandes yacimientos de minerales metálicos. Tampoco tiene Panamá las cuencas sedimentarias de la era primaria cargadas de hulla y el vulcanismo y las dislocaciones tectónicas de las cuencas cretácicas y cenozoicas han dificultado la formación de petróleo. No obstante, los reducidos afloramientos cristalinos, ciertos procesos volcánicos y terrenos residuales poseen yacimientos metálicos.

Los minerales metálicos importantes de Panamá son el cobre, el oro, el hierro, el manganeso, el aluminio y la plata. Hay afloramientos de zinc, plomo, titanio y otros metales, pero no han sido aún evaluados. El depósito de cobre más importante, conocido desde 1932, es el de Cerro Colorado, ubicado en las montañas del oriente de Chiriquí, en las cabeceras del río San Félix. Sus reservas son de 1,400 millones de toneladas métricas, una ley de 0.78 por ciento. En el extremo occidental del distrito de Donoso, provincia de Colón, se descubrió la mineralización de cobre de Petaquilla que incluye el sector de Botija. Tienen cerca de 200 millones de toneladas métricas con un contenido metálico de 0.6 a 0.7 por ciento.

Clasificación de los Minerales según sus grupos

Elementos Nativos: Minerales formados por átomos de la misma clase, que se corresponden con los elementos de la química moderna. En su mayoría son metales poco oxidantes como cobre, oro, hierro, pero los hay también NO metálicos, como el azufre.

Sulfuros: Minerales que tienen propiedades semiconductoras y que muchos por su aspecto se asemejan a los semimetales. Existen algunas especies de gran interés industrial, pues de éstos se extraen casi todos los metales no férreos. Ejemplo: galena, calcopirita, pirita, arsenopirita.

Halogenuros: Pequeño grupo de minerales formados por sustancias similares a la sal común de cocinar, procedentes de la evaporación de aguas estancadas o bien derivadas de transformaciones de otros minerales e incluso de depósitos de fumarolas volcánicas. Los fluoruros se originan generalmente a partir de soluciones hidrotermales. Ejemplo: fluorita, halita.

Óxidos: Grupo de minerales formados por metales (o semimetales), más oxígeno. Alguno de éstos tiene gran interés industrial y pueden presentarse en grupos cristalizados muy vistosos. Algunos óxidos son oscuros mientras que otros son muy claros. Ejemplo: cuprita, limonita, magnetita, hematitas.

Agua

El agua, se encuentra regulada constitucionalmente, pero de igual manera se rige por el Decreto Ley No. 35 de 22 de septiembre de 1966, el cual reglamenta el uso de las aguas en toda la república de Panamá, y subroga el régimen de aguas del Código Agrario. No obstante, el recurso minero, se regula por el Código de Recursos Minerales, mediante la ley 23 del 22 de agosto de 1963.

Es considerada como el recurso natural más indispensable para la vida de todo ser vivo. Por lo que tenemos que hacer buen uso de ella.

• Beneficios
Sirve para las plantas, en la agricultura, para el aseo personal, oficios domésticos, en la navegación y en la generación de energía eléctrica.

• Conservación
Este es un recurso que por su importancia debemos conservarlo haciendo uso racional del agua en nuestros hogares.
Conservando las fuentes agua haciendo reforestaciones.

Evitando contaminar los ríos, mares, lagos, arroyos; con basuras y desechos tóxicos.

El agua es el líquido más abundante en nuestro planeta Tierra y es la base de toda forma de vida. Es considerada como el principal recurso renovable, constituye una gran parte del cuerpo de los seres vivos, desempeña un importante papel en la elaboración del alimento de las plantas y además sirve de hábitat a organismos acuáticos. Los seres humanos utilizamos agua para todas las actividades, sin embargo, la contaminación no permite que todos podamos tomar agua potable.

La mayor parte del agua en nuestro planeta está en los océanos y es de sabor salada. En la tierra solamente una pequeña parte es dulce, como la que se encuentra en los ríos, lagos y otros. El agua dulce se potabiliza para que los seres humanos la consuman. También se utiliza en las industrias y riegos de los cultivos de nuestro país.

La cuenca hidrográfica del Canal de Panamá, es la más importante del país. Provee de agua potable a las principales ciudades en las que se concentra la mitad de los habitantes, como lo son Panamá y Colón (600 millones de galones por día de para consumo humano). También es utilizada en la navegación y actividades turísticas. Una cuenca hidrográfica es el área de la superficie terrestre en la cual, las aguas se dirigen hacia un mismo río o lago.

Los lagos Gatún y Alajuela, y los ríos Trinidad, Chagres, Ciri Grande y Boquerón, son algunas de las masas de agua que forman parte de la cuenca del Canal. En la Cuenca hidrográfica de Panamá se encuentra el Canal de Panamá, que comunica el Océano Atlántico con el Pacífico creando una importante ruta para el Comercio Mundial.

Panamá es clasificado por la Organización Meteorológica Mundial como una nación con pocos problemas de escasez de agua. 500 ríos (350 en el litoral Pacífico y 150 en el Caribe) y 52 cuencas hidrográficas nos colocan como el segundo país, después de Nicaragua, con la mayor disponibilidad hídrica de Centroamérica. Sin embargo, el mapa hídrico panameño está en el ojo de la tormenta. Muchos sectores están sedientos de agua potable y la contaminación amenaza la preservación del recurso.

En estos momentos el país navega contra corriente para cumplir en 2015 con las Metas del Milenio establecidas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se requieren 161 millones de dólares para que Panamá cuente con un sistema de saneamiento básico y se reduzca a la mitad el número de personas sin acceso al agua potable. Actualmente el 11% de la población carece del servicio de agua potable y un grupo que fluctúa entre 27% y 35% le llega el líquido interrumpidamente. Aunque existen iniciativas para mejorar ambos aspectos, por debajo del puente deberá correr mucha agua antes de que se logren avances significativos.

El agua, es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida. El término agua, generalmente, se refiere a la sustancia en su estado líquido, pero la misma puede hallarse en su forma sólida llamada hielo, y en forma gaseosa denominada vapor. El agua cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre. Se localiza principalmente en los océanos donde se concentra el 96,5% del agua total, los glaciares y casquetes polares poseen el 1,74%, los depósitos subterráneos (acuíferos), los permafrost y los glaciares continentales suponen el 1,72% y el restante 0,04% se reparte en orden decreciente entre lagos, humedad del suelo, atmósfera, embalses, ríos y seres vivos.